+34 963476774
asociacion.portimujer@gmail.com

Blog

El impacto de la pandemia en las mujeres inmigrantes

En todo el mundo existe una idea generalizada de que hay una migración legal y otra ilegal. Este concepto es erróneo ya que ninguna persona es ilegal por moverse de un país a otro, todos y todas tenemos derecho a la libertad de movimiento dentro y fuera del territorio del que somos nacionales. Lo que sí puede suceder es encontrarte en una situación de migración irregular, esto significa que no estás cumpliendo con las normas y leyes que se exigen en la entrada y salida de cada país. En ese caso solo estás incumpliendo un procedimiento administrativo, no estás cometiendo un delito, así que no te pueden encarcelar, ni expulsar si no tienen pruebas de que representes un peligro para la seguridad u orden público de la nación a la que llegaste.

Salir de tu casa dejando atrás a tu familia y amigos para empezar de nuevo en un país que no conoces es duro, aún más cuando el gobierno hace todo lo posible para que vuelvas por donde viniste y pone todo tipo de trabas para que puedas ejercer tu derecho a recibir los documentos necesarios para acceder a los sistemas de salud, educación, trabajo y vivienda digna. Las mujeres inmigrantes viven una doble vulnerabilidad, porque, aunque estemos en el siglo XXI, la brecha salarial aún existe, la violencia de género se vive cada día y las dificultades que representa pertenecer a un género y no a otro son tangibles para la mitad de la población mundial. ¿Cuántas de nosotras no hemos sentido algún tipo de discriminación, acoso o violencia por el simple hecho de ser mujeres?

En la situación sin precedentes que estamos viviendo ahora por la crisis sanitaria del Covid-19, las mujeres migrantes en situación irregular sufren cada vez más, ya sea en el ámbito sanitario, laboral o privado.

¿Cómo la situación creada por la crisis del Covid-19 vulnera aún más a esa población ya marginalizada en la sociedad española?

Las voces de la extrema derecha española –incluyendo las del partido Vox–, exigen excluir de los servicios de salud gratuitos a inmigrantes irregulares durante todo el estado de alarma implementado por el gobierno. Durante la vigencia del mismo, los inmigrantes irregulares que acudan al servicio sanitario tendrían que abonar una contraprestación o suscribir un convenio con el pago de la correspondiente cuota. Denunciamos que ese tipo de discursos de odio son muy peligrosos, especialmente en la situación que vivimos hoy en día. Los inmigrantes irregulares afectados por el Coronavirus podrían evitar usar la sanidad por temor a tener que gastar una pasta por la prueba o del tratamiento de la enfermedad. Esto implicaría otro freno a la erradicación del virus en nuestro país y, entonces, un peligro para todo el mundo. Las inmigrantes que viven en España en situación irregular tienen miedo de que ir al hospital las “revelaría” a las autoridades, quienes les podrían expulsar enseguida. Queremos decirte que si estás viviendo esta situación no tengas miedo, las autoridades no pueden expulsarte por ir al hospital, ya que, como dijimos anteriormente, no estás cometiendo ningún delito, sólo es una falta al no tener en orden tus papeles. Si tienes síntomas ve a que te hagan la prueba.

El Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social lanzó un comunicado el día 20 de marzo de 2020 en donde se establecen los criterios de actuación del Sistema de Acogida ante la crisis provocada por el Covid-19. En éste se dice que se suspenderá temporalmente la obligación de disponer la documentación en vigor para continuar recibiendo ayudas cuando su renovación no sea posible como consecuencia del estado de alarma. Las ayudas de necesidades básicas se seguirán prestando, aunque la persona no haya podido llevar a cabo el procedimiento estipulado, y se suspende temporalmente también la obligación de presentar documentación justificativa en lo que dura la crisis. Por ello, a pesar de los discursos de odio que están exponiendo ciertos sectores de la población de extrema derecha, el gobierno tiene la obligación de seguirte dando las ayudas básicas y de garantizar tu acceso a los servicios médicos y sanitarios a los que tienes derecho.

En España, la asistencia sanitaria gratuita para extranjeros está regulada en la Ley Orgánica sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social, en la cual se establece que “los extranjeros tienen derecho a la asistencia sanitaria en los términos previstos en la legislación vigente en materia sanitaria”.

La sanidad universal pública y gratuita cubre a cualquier persona que resida en España, ya sea nacional o extranjero. O sea, que todos los inmigrantes se encuentran en igualdad de condiciones respecto a los españoles, dispongan de un permiso legal de residencia o no, tienen derecho a recibir asistencia.

Por otro lado, esta situación vulnera enormemente a aquellas que sufren violencia de género. Esas mujeres ven su situación doméstica empeorando por el confinamiento y las agresiones que se agudizan; el aislamiento es uno de los peores enemigos en el intento por combatir la violencia intrafamiliar, ya sea física, psicológica o sexual. Vivir 24 horas con su agresor impide a las víctimas llamar a los números de ayuda nacionales y limita las posibilidades de denunciar al agresor en una comisaría de policía o acudir a asociaciones de apoyo.

En un intento por combatir esto, el Gobierno –junto con varias organizaciones humanitarias– ha implementado distintas estrategias con el fin de que, si estás encerrada en casa con tu maltratador, tengas posibilidades de escapar. Una de ellas es la “Mascarilla 19”: si tienes la posibilidad de ir a una farmacia pide una mascarilla 19, el personal te llevará a una consulta en privado y te ayudará a llamar a los números de emergencia. Si no tienes la opción de salir puedes llamar al 016, 092 o 112 y hacer tu denuncia, la policía seguirá un protocolo de actuación en el que irán a tu casa y te harán una entrevista lejos de tu agresor para poder tomar las medidas adecuadas.

A nivel económico y laboral esta crisis vulnera también a las mujeres migrantes en situación irregular. Desde el principio de la crisis, trabajadoras del hogar han perdido su trabajo sin poder cobrar prestación al desempleo. Otras, siguen acudiendo a las casas de sus empleadores sin contar con las medidas adecuadas de seguridad sin importar los riesgos para la salud que eso conlleva. Entre estas, algunas no tienen ni justificante que mostrar a la policía en caso de que las detengan porque trabajan sin contrato, cayendo en el riesgo de recibir una multa que con los salarios mínimos es muy complicada de pagar.

Esta crisis nos está afectando económica, social y emocionalmente a todos, pero a las que más afecta es a las personas que por una situación que no está en sus manos no tienen garantizados los derechos básicos para vivir dignamente. Está en nuestras manos la sensibilización y concientización de los que nos rodean para ayudar a que no sólo unos cuantos contemos con el privilegio de ejercer nuestros derechos.

Clara Deligne y Emilia Baksht Somonte, Por Ti Mujer

#NoEstasSola

Comentario(1)

  1. RESPONDER
    Doris dijo

    Muchas gracias,por tan excelente información,

Haz un comentario