La revolución francesa supone el primer gran paso de la mujer en su toma de conciencia como actora y protagonista de la lucha de clases