Crisis, desempleo, fracaso de un modelo productivo… En este panorama, la economía social se perfila como una alternativa para generar desarrollo sostenible e igualitario, situando a las personas en el centro del proceso económico.