+34 963476774
contacto@asociacionportimujer.org

Blog

Ni doce de octubre ni nada: los genocidios no se celebran

Las mujeres migrantes del Estado Español no tenemos nada que celebrar en la fiesta de la Hispanidad.

Mientras el desfile militar loa las glorias de las instituciones bélicas españolas, en el alarde de fuerza militar anual ante las cámaras de la televisión pública, las mujeres migrantes seguimos relegadas a observar desde los márgenes una escenificación del poder que, desde nuestra posición segregada, resulta prepotente y obscena.

Visto así, desde fuera, parece que la historia colonial del Estado español que atraviesa a muchos de nuestros pueblos a lo ancho y largo de toda América Latina y su responsabilidad en el expolio de nuestros recursos naturales, y los genocidios perpetrados hace más de 500 años sobre los cuerpos de nuestras ancestras nunca hubiesen ocurrido. Desde los márgenes y el Sur global, sorprende que una fecha conmemore en tono festivo el dolor y el trauma de tantos seres humanos.

¿Qué podríamos celebrar hoy las excluidas de un Estado que invisibiliza a cientos de miles de personas en la celebración de su propia identidad?

¿Una ley de extranjería que nos prohíbe trabajar? ¿Unos Centros de Internamiento (cárceles para extranjer@s) donde te encierran y torturan solo por encontrarte en situación administrativa irregular? ¿El trabajo como internas del hogar en condiciones de verdadera exclavitud? ¿La violencia institucional que se cierne sobre nuestros hijos e hijas cuando nos las arrancan de los brazos porque no somos aptas cuidadoras a ojos del Estado? ¿Los abusos sexuales sistemáticos en el sector del trabajo doméstico? ¿La falta de reconocimiento de nuestra formación como profesionales en el mercado laboral? ¿La negación de nuestro derecho a elegir a las representantes políticas del territorio en el que coexistimos?

Estas políticas no son sino la perpetuación y la concreción en cada una de nuestras vidas del sistema colonial que, no solo ha saqueado nuestros pueblos desde antaño, sino que continúa dominando las estructuras sociales que nos ahogan hoy.

Resuenan los ecos de las salvas en los cielos de este territorio mientras las mujeres migrantes exigimos, condenadas a los márgenes por la plástica del poder, vivir en un país donde las personas no sean discriminadas por ninguna razón.

El 12 de octubre, nada que celebrar hasta el ejercicio pleno de los derechos sociales y políticos de toda la ciudadanía.

#losgernocidiosnosecelebran  #nadaquecelebrar  #12deoctubre

Suscríbete a nuestra Newsletter para recibir las últimas noticias en tu bandeja de entrada

He leído y acepto la política de privacidad

Comparte esta entrada

Escribe un comentario