+34 963476774
contacto@asociacionportimujer.org

Blog

La intervención grupal, imprescindible en el fomento del bienestar de las mujeres

El 28 de mayo se constituye como el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, por ello, en este día, es importante poner el foco en la salud mental, especialmente de las mujeres migrantes.

Tras 14 años de recorrido, la Asociación Por Ti Mujer ha definido claramente su línea de actuación con mujeres en situación de vulnerabilidad, ya sea por el hecho de ser mujer migrante y/o víctima de la violencia machista, con un enfoque de género, intercultural, interseccional y en defensa de los Derechos Humanos. Debido a ello, se han podido ir identificando los factores de riesgo y protección de este colectivo, así como las necesidades en las que centrar la intervención para mejorar su bienestar, calidad de vida y, en definitiva, su salud general.

Cuando se llega a un nuevo país, las personas migrantes se están encontrando un sinfín de muros invisibles que obstaculizan su proceso de integración a la sociedad de acogida, entre ellas, la dificultad para regularizar su situación administrativa, alquilar una vivienda, empadronarse, acceder a la sanidad pública, encontrar un empleo digno, solicitar cita para el asilo, entre muchas otras, que tienen un gran impacto en su bienestar emocional. Sin embargo, se ha podido observar que, entre los factores cuyo efecto resulta más perjudicial para dicho bienestar, se encuentra la ausencia de una red de apoyo sólida, con personas de confianza con las que poder hacer frente a las barreras anteriormente mencionadas, provocando esto un aislamiento social y dificultades para elaborar el duelo migratorio.

Esto se acentúa cuando sufren o han sufrido Violencia de género, pues uno de los aspectos mantenedores de la relación violenta, es la dependencia existente hacia el agresor. Cuando no existe ningún tipo de red familiar/social en el país de acogida, es más difícil romper la relación, sin embargo, de haberla, el agresor tratará de romper todas las interacciones familiares/sociales que la mujer pueda tener.

De tal manera, desde el Centro de Atención Integral a Mujeres Inmigrantes y Víctimas de Violencia de Género de la entidad, ofrece una atención integral, orientada a la mejora del bienestar y de la calidad de vida de estas mujeres, tomando en consideración los factores previamente comentados. Dicha atención se ofrece a través de intervenciones tanto de carácter individual, como grupal.

Así pues, nos gustaría hacer especial énfasis en la importancia de realizar intervenciones psicosociales grupales con este colectivo de mujeres, creando espacios seguros, de confianza, intimidad y confidencialidad, en los que compartir experiencias con otras mujeres en situaciones similares. Estos, permiten generar oportunidades para la interacción social, el cambio positivo de actitud y perspectiva hacia los problemas y la integración saludable en la comunidad de acogida, dando lugar a mejoras en su salud general.

Como bien se ha mencionado, muchas de las mujeres, usuarias de la entidad, son migrantes o víctimas de Violencia de género, por lo que están pasando por procesos y duelos complejos. Por ello, gracias a las temáticas que se abordan en cada sesión grupal, se promueve el autoconocimiento por medio del intercambio de experiencias y sentimientos de las compañeras, el aprendizaje de nuevas estrategias de afrontamiento, el desahogo emocional, la expresión y comunicación de necesidades, el establecimiento de límites y una gestión más saludable de los síntomas de tipo ansioso que suelen manifestar. Por consiguiente, se trabaja de manera transversal la elaboración del duelo migratorio, la reparación del daño, la creación de nuevas redes de apoyo social, el sentimiento de pertenencia y, en definitiva, el empoderamiento de estas mujeres.

En esta misma línea, es importante destacar que, para poder observar los verdaderos beneficios de este tipo de intervenciones, es fundamental que exista compromiso de participación, es decir, que las mujeres puedan acudir con regularidad a las sesiones. Ello no sólo facilita una mejor integración al grupo, sino que también refuerza el sentimiento de pertenencia al mismo, promueve la confianza entre las participantes, la creación de vínculos entre las mismas y, en definitiva, un espacio de mayor seguridad para la ventilación emocional.

Sin embargo, debido al propio perfil de estas mujeres, el compromiso de participación es difícil de lograr, pues su situación, en la mayoría de ocasiones debido a las barreras de la sociedad de acogida, es bastante inestable. De tal manera, aunque consideran útiles y necesarios estos espacios y los valoran como altamente positivos, la realidad es que el contexto en el que se hallan no les permite conciliar y atender sus necesidades emocionales y psicológicas, teniendo que priorizar, por supuesto, las necesidades básicas.

Por consiguiente, el trabajo desde este ámbito debe ir muy ligado a ofrecer oportunidades para la conciliación, y la creación continuada de espacios de intervención grupal, que faciliten la participación de las mujeres en estos espacios.

En definitiva, la intervención grupal resulta fundamental y tiene un gran impacto positivo en la mejora de la salud mental de las mujeres migrantes, especialmente en los primeros meses de llegada al país de acogida, pues estimulan la creación de lazos y el poder de las personas no sólo para ayudarse a sí mismas, sino también para ayudar a otras personas a ayudarse a sí mismas.

Autoras:  Silvia Iglesias, psicóloga de Por Ti Mujer, y Paula Campandegui, alumna en prácticas del Máster de Intervención Psicológica en Ámbitos Sociales.

Más información:
963 94 19 17 | 629 47 06 95
psicologa@asociacionportimujer.org

Suscríbete a nuestra Newsletter para recibir las últimas noticias en tu bandeja de entrada

He leído y acepto la política de privacidad

Comparte esta entrada

Escribe un comentario