El 21 de marzo de 1960 en Sharpeville, Sudáfrica, la policía asesinó a 69 personas, al abrir fuego en una manifestación pacífica en contra las leyes del apartheid