+34 963476774
contacto@asociacionportimujer.org

Blog

¿Por qué el día de los Derechos Humanos es clave hablar de violencia institucional ejercida sobre personas inmigrantes?

Fechas señaladas, como el Día de los Derechos Humanos, son un importante recordatorio de aquellos horizontes que aún tenemos por alcanzar, así como una ocasión para hacer el balance de las luces y sombras que encontramos en ese camino. El diagnóstico facilita que podamos armonizar la voluntad tanto política como social y hacer los llamamientos necesarios para que se encaminen hacia la causa común de poner a los derechos y a las personas, sin distinciones administrativas, de origen, género o condición étnico-racial, siempre en el centro de las sociedades.

La declaración de los Derechos Humanos dicta que este cuerpo de derechos universales aplica, en virtud de ese principio, para todas las personas, sin importar la circunstancia, contexto o resto de condiciones. Es decir, que el respeto a la dignidad humana y acceso pleno a estos derechos debe anteponerse, en la ley y en la práctica, a cualquier tendencia que, en nombre de estrategias de seguridad nacional, por ejemplo, vulnerabilice o criminalice a las personas inmigrantes por el hecho de serlo. Un importante recordatorio tras el reciente cese, por ejemplo, de la comisión de investigación sobre la violencia institucional ejercida en la valla de Melilla, con el lamentable saldo de al menos 23 personas que intentaban migrar, fallecidas en esa frontera.

Cada Estado, al ser titular de obligaciones con todas las personas que habitan o transitan por sus territorios, debe garantizar que las personas migrantes titulares de derechos puedan gozar de ellos sin que las propias instituciones, agentes o legislaciones en lugar de protegerlas, minen su cumplimiento. Además, deben velar porque todas las personas, especialmente las poblaciones más vulnerabilzadas, como mujeres y niñas, vean cumplidas las condiciones para la realización de derechos como la sanidad, la educación, la vivienda y el trabajo digno y el acceso a prestaciones sociales para mitigar las situaciones de especial agravamiento y exclusión social.

Esto se traduce, para el caso de España, donde se calcula que hay unos 5 millones de personas extranjeras y entre 475.000 y 514.000 residiendo en España sin papeles, según un informe de la Fundación Por Causa y la campaña Esenciales, de las cuales 3 de cada una se considera infancia migrante, vean garantizado su empadronamiento en el lugar de residencia y la agilización de los trámites de extranjería para evitar que caigan en situación de vulnerabilidad, abuso o precariedad. Para el caso de muchas mujeres inmigrantes, supone el acceso adecuado a servicios de atención integral adaptados a sus circunstancias, que acompañen con calidad y calidez sus procesos de denuncia para casos de violencia machista, sin que ello suponga exponerse a la apertura de órdenes de expulsión o una revictimización constante por parte del funcionariado y la Administración Pública en general.

Diagnosticar y humanizar para que los DDHH de mujeres inmigrantes cuenten

La indefensión e inseguridad jurídico-administrativa y social que atraviesan muchas de estas mujeres en territorio español y, también, en la Comunidad Valenciana en particular, como ha revelado el estudio publicado este año por la Asociación Por Ti Mujer sobre las brechas de derechos de las mujeres inmigrantes en la Comunitat Valenciana, es una realidad común que requiere de múltiples esfuerzos conjuntos entre autoridades a todas las escalas, en coordinación con el tejido asociativo dedicado a la materia y a una sociedad sensibilizada sobre la importancia de que sus derechos humanos cuenten.

Algunas de las tendencias detectadas entre las usuarias de Por Ti Mujer que queremos transformar en oportunidades para ver cubiertos efectivamente esos derechos son:

  • Casos en que la irregularidad administrativa es obviada dentro de procesos de denuncia por violencia de género y no se presta la debida asesoría por parte de jueces y letradas/os para regularizar su situación.
  • Trato indigno y humillante por parte de los/as profesionales del ámbito público en el momento de poner una denuncia por violencia de género hacia su pareja o expareja.
  • Negación a recibir atención al no estar algunas de las mujeres empadronadas en la localidad, debido a múltiples trabas burocráticas para conseguirlo.
  • Negación a la apertura de una cuenta bancaria para recibir las prestaciones que por ley y circunstancias de vulnerabilidad pudieran corresponder, debido a una situación administrativa irregular.
  • Inoperancia o revictimización poniendo en duda a la víctima que denuncia casos de violencia sexual o acoso laboral, algo que agrava su situación de vulnerabilidad en caso de no tener papeles.
  • Negación de medidas u órdenes de protección tras haber presentado una denuncia por violencia, aun habiendo demostrado que se encuentra en una situación de riesgo de agresión por parte de su pareja o expareja.

Por todo esto, como parte de las acciones de nuestra campaña contra el racismo y la xenofobia “Tú y Yo Somos lo Mismo”, en el Día de los Derechos Humanos queremos exhortar:
– Al fin de las violencias múltiples, incluidas las violencias institucionales, que ponen seriamente en riesgo el cumplimiento de los derechos humanos de las personas inmigrantes y, en especial, de mujeres y niñas migrantes.
– A que las autoridades pongan todas las medidas y recursos disponibles propuestas por el Convenio de Estambul, ratificado por España en 2014, que afirma que cualquier Estado debe abstenerse de cometer cualquier tipo de violencia hacia las mujeres.
– A avanzar, con los apoyos políticos necesarios, hacia la aprobación de una iniciativa legislativa popular por regularización de las personas inmigrantes que habitan en el territorio.

Solo así podremos asegurar que los Derechos Humanos sean realmente los protagonistas, no sólo el 10 de diciembre, sino todos los días del calendario.

Suscríbete a nuestra Newsletter para recibir las últimas noticias en tu bandeja de entrada

He leído y acepto la política de privacidad

Comparte esta entrada

Escribe un comentario