+34 963476774
asociacion.portimujer@gmail.com

Blog

Manifiesto 25N Por Ti Mujer

MANIFIESTO CONTRA EL RACISMO INSTITUCIONAL, LA NEOCOLONIZACIÓN, EL ORDEN HETEROPATRIARCAL, LA VIOLENCIA DE GÉNERO Y TODAS LAS FORMAS DE DISCRIMINACIÓN HACIA LAS MUJERES MIGRANTES

MUJERES DERRIBANDO MUROS Y FRONTERAS QUE SE VEN Y QUE SE SIENTEN: MUJERES MIGRANTES, MUJERES LIBRES, MUJERES CON DERECHOS

25N Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres – 2019

A la luz de la Declaración Universal de los Derechos Humanos como fundamento de las normas internacionales y nacionales, la cual reafirma el compromiso de los Estados a efectuar el reconocimiento universal de que los derechos y las libertades fundamentales son inherentes a todos los seres humanos, inalienables y aplicables en igual medida a todas las personas, y que todas y cada uno de las personas nacemos libres y con igualdad de dignidad y de derechos, independientemente de nuestra nacionalidad, lugar de residencia, género, origen nacional o étnico, color de piel, religión, idioma, o cualquier otra razón; las mujeres migrantes nos reconocemos como sujetos políticos de derechos, con múltiples capacidades sociales, personales y profesionales que son fundamentales para el progreso de la sociedad hacia un futuro con justicia social, que avance hacia el desarrollo sostenible y humano respetuoso de la vida de todas las especies y así mismo la consecución de la Paz y la construcción de una ciudadanía global.

Las mujeres migrantes enfrentamos en la cotidianidad de nuestra nueva realidad una serie de situaciones problemáticas en el ámbito privado y social, las cuales tienen que ver directamente con el proceso de migración que atravesamos. Situaciones personales, administrativas, sociales y jurídicas que significan un riesgo de incrementar el grado de vulnerabilidad frente a las violencias basadas en género. Lo anterior, teniendo en cuenta que estas situaciones exponen a las mujeres a la desigualdad social, el desequilibrio emocional y económico, y la segregación por causas específicas como su origen.

Por eso, reconociéndonos diversas nos hemos encontrado en la resistencia, aceptamos el reto de abrazarnos, comprendernos, escucharnos, aprendernos, desaprendernos, acompañarnos y no rendirnos. Desde la interculturalidad y la interseccionalidad resistiremos y continuaremos, y a quienes lleguen también las ayudaremos. No somos unas pocas, no somos unos casos, somos miles y desde que nos encontramos el alto muro con el que han querido que choquemos lo empezamos a derribar, y con las piedras que recojamos construiremos el hogar que soñamos, donde queramos, donde encontremos la tranquilidad que merecemos, por los derechos de los que nos sabemos titulares: la vida, la educación, el trabajo digno, la reagrupación familiar, la salud, el libre desarrollo de nuestra personalidad, por esto y por más, luchamos.

Las mujeres migrantes en nuestro derecho a manifestarnos, sentamos nuestra posición de repudio contra los discursos que siembran el odio y el miedo contra la población migrante, promovidos por ideologías fascistas, racistas, misóginas y heteropatriarcales. En un grito de rechazo nos manifestamos en contra del neocolonialismo que expolia y esclaviza, el capitalismo salvaje que amenaza y asesina a nuestras familias, vulnera el derecho a la autodeterminación de nuestros pueblos originarios, nos quita el sustento y poco a poco el aliento de vida, a nosotras y a todos los seres vivos que mantenemos el equilibrio natural del planeta. Contra el clasismo, el androcéntrismo y el eurocentrismo que se mantienen rígidos a la promoción de la diversidad de culturas y la educación transformadora.

Contra esto y contra todas las formas de discriminación, las mujeres nos movilizamos desde nuestros distintos saberes para reclamar con firmeza lo siguiente:

FRENTE AL RACISMO INSTITUCIONAL

  1. Exigimos la reforma de la Ley de Extranjería, porque está estratégicamente pensada para convertir los derechos en privilegios y los procesos de solicitudes en una serie de restricciones, representando una carrera de obstáculos que supone el desgaste físico y emocional de las personas, siendo ineficiente además en los recursos que propone. Lo anterior, especialmente a partir del mes de julio en la ciudad de Valencia, en el que han limitado a las personas a comunicarse telemáticamente sin tener en cuenta las condiciones en que viven muchas familias de migrantes que no necesariamente tienen acceso a internet, saben utilizarlo o pueden redactar un correo electrónico en castellano; en la que conseguir un asesoramiento o una cita de autorización de trabajo supone más de un mes de espera y la respuesta a las solicitudes tres o cuatro meses, sumando así, al menos medio año de incertidumbre e inestabilidad en diferentes niveles. Una ley que condiciona de múltiples maneras el derecho al trabajo y a la ciudadanía, haciendo sentir a las personas migrantes perseguidas, controladas y presionadas a alcanzar unos requisitos que se salen del ámbito de las posibilidades y de la lógica de lo que es la vida cotidiana para una persona migrante. Esta Ley está hecha de tal manera en que únicamente las personas adineradas, que son quienes al precio del euro al día, podrían demostrar que cuentan con la cantidad de recursos económicos que se exigen. Es una ley clasista que mide la aceptabilidad o no de otorgar estos «privilegios» únicamente a quienes cumplimenten estos requisitos exagerados. Olvida así que el deber de los Estados es el de garantizar el acceso a los derechos, no el de elegir quién si y quién no según el perfil socio-económico puede gozar de ellos.
  2. Exigimos el alto a las deportaciones forzosas, el CIERRE DE LOS CIES y la investigación de las muertes allí producidas, incluyendo la del joven marroquí de 23 años Marouane Abouobaida, quien murió bajo tutela del Estado el pasado 15 de Julio del 2019. Porque son espacios de sufrimiento e impunidad en donde el derecho a migrar es abiertamente criminalizado. Exigimos la reparación integral, la verdad y la justicia para los familiares de las víctimas que han muerto en el encierro al que fueron sometidos por el Estado español.
  3. Rechazamos con fuerza la legitimación de la existencia de partidos de ultraderecha, y puntualmente de VOX, por la persecución contra la población migrante, la criminalización y discriminación contra niños y niñas no acompañadas, y por ende, la violación a los derechos de los niños y niñas y a su interés superior. Por provocar el retroceso en la lucha histórica por el reconocimiento de los Derechos Humanos, lo que supone un daño irreparable a nivel local y global, despreciando luchas y resistencias que han cobrado millones de vidas a lo largo de la historia, como la lucha feminista, la lucha por los derechos de los niños, la lucha por el trabajo digno, la lucha por la protección del medio ambiente y la lucha por el derecho a migrar. Respetamos la libertad de opiniones, pero las ideologías fascistas y quienes votan desde sus privilegios, violan los derechos humanos. No todas las ideas son válidas en la política, aun cuando estén respaldadas por un colectivo específico, la historia nos los enseñó.
  4. Denunciamos el incumplimiento del Pacto Mundial de Migración. Según el Proyecto Migrantes Desaparecidos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) al menos 30.510 personas han perdido la vida al intentar migrar de forma irregular entre 2014 y 2018. Se estima que en alta mar al menos 17.644 personas perdieron la vida, en las tres rutas transmediterráneas en los últimos cinco años. Teniendo en cuenta que estos son solo los casos confirmados y advirtiendo que los casos reales pueden ser mucho mayores. Rechazamos la criminalización de la Ayuda Humanitaria llevada a cabo por organizaciones no gubernamentales que contra toda opresión, zarpan a salvar cientos de vidas. Exigimos que el gobierno español ponga a disposición la ayuda de manera pro-activa, de modo que se habiliten vías seguras de acceso y se vigile arduamente la llegada de las personas, evitando a toda costa la perdida de sus vidas y contribuyendo a eliminar otros peligros como la trata de personas, las extorsiones y las agresiones sexuales.
  5. Denunciamos el proceder de los funcionarios públicos que administran la Ley de extranjería, quienes legitimados por esta misma, realizan atenciones de manera racista, sin perspectiva feminista, ni intercultural, sometiendo a las personas migrantes a que la suerte de muchas de sus solicitudes dependan de actitudes y decisiones del personal de turno. Exigimos que las instituciones públicas contraten personal de origen migrante, mediadores interculturales y traductores idóneos para llevar a cabo las gestiones de tan delicadas cuestiones, de las cuales depende el futuro y hasta la vida de muchas personas. El respeto y el reconocimiento de la diversidad cultural en cada proceso es indispensable para la dignidad humana.
  6. Rechazamos todas las medidas que indiquen que el reconocimiento de la dignidad de las personas migrantes y la titularidad de sus derechos dependan de sus documentos, los cuales están condicionados a estatus sociales y económicos específicos. También, los requerimientos que sitúan a las personas migrantes a condiciones de legitimidad inferiores a las de cualquier ciudadano español o comunitario, no somos ciudadanos de segunda categoría. NINGÚN SER HUMANO ES ILEGAL.
  7. Denunciamos la celebración del Día de la Hispanidad. Es una violación a la memoria histórica contra las poblaciones que fueron colonizadas. No celebramos el 12 de octubre, fue un genocidio y despojo forzado de la tierra, la cultura y la vida.

FRENTE A LA VULNERACIÓN DEL DERECHO AL TRABAJO

  1. Denunciamos la esclavitud moderna expresada en precarización laboral y el no reconocimiento de manera eficiente de los títulos profesionales y los saberes de las personas migrantes. Las personas migrantes se ven obligadas a ejercer trabajos que no corresponden a sus proyectos de vida personales, siendo estos en su gran mayoría trabajos extenuantes específicamente del área de los cuidados y la limpieza. Denunciamos las condiciones laborales de las trabajadoras del hogar, en especial las internas, quienes sin contrato y sin salarios dignos ejercen esta labor en ocasiones viéndose obligadas a pagar el alquiler de la habitación del domicilio en que trabajan, encontrándose expuestas a agresiones sexuales, explotación laboral y tratos discriminatorios. Exigimos la Ratificación del Convenio 189 de la OIT por la dignificación del trabajo del hogar y los cuidados.
  2. Exigimos el reconocimiento de las capacidades profesionales, técnicas y en general todos los saberes y experiencias, de las personas migrantes en igualdad de condiciones que la sociedad de origen del país de destino. Denunciamos los estereotipos contra las personas migrantes y en especial contra las mujeres, quienes en ocasiones son hipersexualizadas y cosificadas en el mercado laboral. También, los estereotipos que racializan a las personas y las estigmatizan según su origen.
  3. Denunciamos el neocolonialismo disfrazado de desarrollo que expolia los recursos naturales del Sur Global y somete al mundo a una pérdida irreparable atentando contra el desarrollo sostenible y humano. Todo esto avalado por gobiernos europeos que saben que empresas transnacionales vulneran los derechos humanos de las poblaciones del sur, despojándolos violentamente de sus tierras, irrespetando su cosmovisión y criminalizando a lideres/as sociales, llegando a causar desplazamientos internos y asesinatos, situaciones que incrementan la violencia y estimulan la migración en búsqueda de esperanza de vida.

FRENTE A LA VIOLENCIA DE GÉNERO

  1. Denunciamos que la información estadística sobre Violencia de Género en España dificulta el análisis comparativo y exhaustivo desagregado por nacionalidad, edad y situación administrativa. Exigimos revisar cautelosamente los sistemas de registro de violencia de género, y ampliar las categorías estadísticas, desagregando datos por origen, nacionalidad, edad, situación administrativa y jurídica (situación irregular/residente, refugiada/solicitante de asilo, etc.), tanto de las víctimas como de los agresores o presuntos agresores en el Instituto Nacional de Estadística, el Instituto de la Mujer, el Consejo General del Poder Judicial, el sistema VioGen, el Ministerio del Interior y la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género.
  2. Exigimos desarrollar investigaciones desde la perspectiva de Género, Interseccional e Intercultural sobre la realidad de la violencia de género, en sus diversas expresiones, las condiciones de acceso y/ o de obstáculos en el acceso a los derechos, recursos y reparación del daño, por parte de las mujeres migrantes; así como el impacto que las políticas públicas tienen sobre ellas.
  3. Exigimos la realización de un informe diagnóstico acerca de la situación de las mujeres migrantes en situación irregular, el cual recoja sus dificultades de acceso a los mecanismos de ayuda y protección específicos, con el fin de desarrollar medidas o adaptar las existentes a su especial condición de vulnerabilidad. En este orden, exigimos revisar la articulación entre Ley de Extranjería y Ley contra la violencia de género con el objeto de identificar cada una de las medidas que provocan la discriminación de facto que se produce hacia las mujeres migrantes, con especial atención a las mujeres en situación irregular. Nos preocupa la desprotección total de las mujeres migrantes en situación irregular que han sido violadas y/o agredidas sexualmente. Es de carácter imperativo reformar el Artículo 31 bis de la Ley de extranjería 4/2000 sobre la residencia temporal y trabajo de mujeres extranjeras víctimas de violencia de género. En todos los casos la ley debe garantizar el derecho a una vida digna de las mujeres, por ello, todos los esfuerzos deben ir orientados a su regularización administrativa y en ningún momento a su expulsión.
  4. Exigimos incorporar una perspectiva interseccional e intercultural, así como implicar a las asociaciones y colectivos de inmigrantes en todas las fases de elaboración de políticas públicas dirigidas a víctimas de violencia de género, perfeccionando además los instrumentos utilizados para la valoración del riesgo en los casos que son reportados por las fuerzas de seguridad en el sistema VioGen.
  5. Denunciamos las dificultades en el acceso a la información para las mujeres migrantes, en especial aquellas que se encuentran en situación irregular. Los testimonios recogidos de mujeres migrantes que sufren violencia de género expresan que existe escasa información sobre los recursos existentes, o tienen dudas sobre la posibilidad real que tienen de acceder a la atención, protección jurídica y reparación. Exigimos permitir el acceso de las mujeres a los servicios de atención, protección y ayuda especializados, sin necesidad de denuncia previa. Se deben respetar los tiempos de las mujeres para la toma de sus decisiones en relación con cómo quieren que sea el proceso y cuándo quieren denunciar. Y en caso de denuncia, se garantice que hayan recibido la información oportuna respecto a todo el proceso.
  6. Denunciamos que durante el proceso atención, muchas mujeres han expresado experimentar una revictimización por parte de profesionales. Exigimos ofrecer un ambiente de credibilidad en los juzgados, en especial en los que no son de violencia de género (como en los juzgados de lo penal o en las Audiencias provinciales), cuando las mujeres solicitan interponer una denuncia. Exigimos que la valoración del riesgo y la determinación de la condición de víctima sea elaborada expresamente por profesionales expertos en el área de violencia de género, que tengan experiencia y valores de empatía y sensibilidad para abordar los casos de forma ética. Es importante dar validez a los informes técnicos de las Asociaciones de Mujeres que ofrecen atención integral a las víctimas de VG migrantes; son elaborados por un equipo multidisciplinar cualificado y especializado. Estos informes deben ser valorados de igual forma que los informes presentados por los equipos de los propios juzgados.

FRENTE AL ORDEN PATRIARCAL

  1. Denunciamos la cosificación y mercantilización del cuerpo de las mujeres, siendo este un tipo de violencia que las desprovee de agencia, negando su diferenciación y su rol de sujetos políticos con derechos. La instrumentalización de las mujeres niega la autonomía y la subjetividad de las mujeres. Sus cuerpos sexualizados son mercantilizados o convertidos en un producto, utilizados por el sistema liberal y patriarcal como una mercancía, que se intercambia o manipula según los intereses de grupos y organizaciones androcéntricos y sobre todo, para satisfacción de los deseos masculinos. Exigimos documentar la violencia sufrida en el ámbito de la prostitución, incluida la institucional derivada de las prácticas reguladas en las ordenanzas municipales, para establecer cauces más eficaces de apoyo y atención. Mejorar los servicios y recursos de atención desde una perspectiva integral y no desde el enfoque criminalizador y estigmatizante con el que se aborda en algunos casos.
  2. Denunciamos que la trata de seres humanos afecta a las mujeres de manera desproporcionada, no sólo por registrar la mayor parte de las víctimas, sino porque las formas de explotación a las que son sometidas suelen ser más severas, especialmente la trata con fines de explotación sexual. Exigimos documentar y analizar la valoración del riesgo y la determinación de la condición de víctima o de refugiada, en los casos de tráfico y trata, en cualquiera de sus formas, así como el conocimiento del acceso de las mujeres extranjeras a los mecanismos de protección, a los derechos y a los recursos, según la Ley de Asilo o de la Ley de Extranjería, artículo 59bis.
  3. Denunciamos las potencias económicas que se nutren de la prostitución y el tráfico de mujeres migradas, ejerciendo sobre sus cuerpos violencia extrema tanto sexual, como física y psicológica. Evidenciamos que la Ley de Extranjería permite que esta industria actúe con impunidad. Las mujeres migrantes exigimos igualdad de oportunidades en el acceso al mercado laboral, la discriminación nos lanza a ser objetivo de las actividades propias de las economías sumergidas.

EXIGIMOS LA REVISIÓN CAUTELOSA DE LOS MECANISMOS CREADOS PARA LA PROTECCIÓN DE DERECHOS HUMANOS, LOS DERECHOS DE LAS MUJERES Y LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS MIGRANTES SEGÚN LAS DENUNCIAS Y EXIGENCIAS REALIZADAS.

EXIGIMOS LA IMPLEMENTACIÓN Y LA REVISIÓN DESDE EL ENFOQUE DE GÉNERO, LA INTERSECCIONALIDAD Y LA INTERCULTURALIDAD DE MECANISMOS COMO EL PACTO DE ESTAMBUL, EL CONVENCIÓN PARA LA ELIMINACIÓN DE TODAS LAS FORMAS DE DISCRIMINACIÓN CONTRA LAS MUJERES Y ASÍ MISMO LOS PACTOS CREADOS EN LA COMUNIDAD VALENCIANA.

¡POR UN FEMINISMO DIVERSO, INTERCULTURAL, ANTIRACISTA E INTERSECCIONAL!

SEGUIMOS EN PIE DE LUCHA.

Haz un comentario